El Método CEMEDETE

Si método significa camino, el método Cemedete es un camino seguro que nos conduce desde el embrión hasta la madurez del ser humano, o sea, su plenitud como persona.

Cemedete 2019-2020
Prev 1 of 1 Next
Prev 1 of 1 Next

Según el modelo Cemedete la madurez del ser humano consiste fundamentalmente en las siguientes categorías básicas:

  • la consciencia
  • la comprensión
  • la presencia de ambas a través de la memoria
  • la capacidad de aplicación de la voluntad
  • la plena fisiología de la biología corporal

El proyecto genético de cada ser humano le facilita a cada uno el instrumento necesario e indispensable para poseer un cuerpo capaz de albergar y mantener un sistema nervioso con todas sus estructuras de función, pero la genética no le ofrece el sentido metafísico de sí mismo, ni la significación lógica de los sucesos que le ocurren o que ocurren a su alrededor dentro del campo de su percepción. Tampoco le ofrece el valor de cada acontecer.

Es decir, que el modelo de ser humano al que el método Cemedete nos conduce, es un ser cuya masa de neuronas no es suficiente para explicarlo ni para sostenerlo; es un ser que además de poseer todo cuanto el cerebro puede conseguir por sus funciones a pleno rendimiento, además posee una mente de orden metafísico que confiere sentido a todo lo que el ser humano conoce de sí mismo y de la realidad que le entorna.

Un ejemplo simple que facilite la comprensión de las explicaciones anteriores, nos lo ofrece el hecho real y científicamente demostrado (método experimental racional) que el cerebro sano de un niño sano pero adoptado y criado por un animal salvaje, nunca logra llegar a la madurez del adulto humano. Ni siquiera consigue llegar a la bipedestación, ni al habla, ni a la consciencia de su propia existencia como individuo (El niño salvaje de Aveyron).

En el otro extremo del mismo ejemplo una niña afectada por una encefalitis (lesión grave del cerebro) postsarampionosa a los pocos meses de edad, llegó a la plena madurez aplicando un método de comunicación y desarrollo facilitado por una educadora (Anna Sullivan) quien no pudo recuperar las funciones cerebrales que Hellen Keller había perdido por la enfermedad (ciega y sorda), pero que supo “aprovechar” las que habían sido conservadas y estimularlas y organizarlas lo suficiente para que Hellen pudiera poseer la conciencia, la comprensión, la memoria y la voluntad propias de un ser humano adulto, aún sin poseer una fisiología corporal plena y completa.

AVISO

El centro permanecerá cerrado hasta nueva orden

En la página principal hemos publicado la información relativa a la ADMISIÓN y a las medidas adoptadas por el COVID-19

Horario de Atención: Lunes a viernes de 9:00 a 12:30 y de 15:30 a 17:00

Teléfono: 671 579 506

Email: admision@sanantonio1.org

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram